Religiones y pluralismo:Las vías de diálogo interreligioso en España

By on junio 12, 2012

  • Autor: Francesc Torradeflot
  • Editorial: Observatorio del Pluralismo Religioso en España
  • Año de publicación: 2012
  • ISSN: 2254-2655
Acercamiento a las iniciativas de diálogo interreligioso, su origen, su diversidad y sus dinámicas de funcionamiento.
Ver además:
Listado de grupos y plataformas interreligiosas e intrarreligiosas presentes en España

 

EXTRACTO

Introducción: el diálogo interreligiosoen el mundo contemporáneo

El presente Documento del Observatorio trata de dar a conocer lo que son las iniciativas de dialogo interreligioso. Ofrece información sobre la historia de las mismas, pero también sobre su dinámica de funcionamiento en el marco de la convivencia entre creencias y convicciones en una sociedad plural.

El diálogo interreligioso puede tener al menos un triple sentido:

■ En un mundo donde la diversidad de creencias y de convicciones se acrecienta y se hace más visible, puede surgir la necesidad de explorar vías de comunicación entre las distintas tradiciones religiosas. Sólo desde la comunicación y la confianza se podrán materializar la comprensión, el respeto y la armonía entre las comunidades religiosas, tanto local como globalmente.

■ En un mundo que desea y busca la paz, la justicia y la sostenibilidad, las creencias y convicciones pueden aportar mucho en términos de inspiración de respuestas creativas y de movilización de voluntades. Las tradiciones religiosas y las convicciones no religiosas comparten unos valores que resulta imprescindible reforzar y poner en práctica a través del diálogo y la cooperación.

■ En un mundo presidido a menudo por el cuestionamiento individual, el diálogo interreligioso y de convicciones permite a cada persona, de forma indirecta pero ineluctable, ahondar en sus raíces espirituales, su tradición y en su proceso. Al mismo tiempo, aporta los beneficios innegables del conocimiento de otras tradiciones religiosas y convicciones.

El diálogo interreligioso no pretende la creación de una religión única. Desde el respeto a priori a todas las identidades religiosas, y sin ánimo proselitista, el diálogo interreligioso tiene como ejes centrales la escucha receptiva y el testimonio honesto. No debería ser ni un simple intercambio de cortesía, ni un paseo por la superficie de las tradiciones, sino un encuentro en la profundidad y la riqueza de la vida religiosa de la humanidad.

El impacto de la modernidad por un lado, y del laicismo resultante de la revolución francesa por otro, favorecieron en el pasado que la religión se viera relegada al ámbito estricta o prácticamente privado, y llegara incluso a ser sistemáticamente menospreciada y considerada por parte de algunos ciudadanos, e incluso representantes de los poderes públicos, como una expresión de superstición y fanatismo.El tiempo ha permitido que la sociedad en general, y la inmensa mayoría de los poderes públicos en particular, acabaran valorando de manera más positiva la potencialidad y el significado de la religión para la cultura, las sociedades y el bienestar de la humanidad. Ha aumentado la conciencia sobre la importancia que la identidad religiosa tiene para una parte considerable de la población española, así como, en muchos casos, para la población inmigrante, pero también sobre la necesidad y oportunidad de reforzar la cohesión social con nuevas y sostenibles estrategias que incluyan la diversidad religiosa. De manera convergente el proceso de globalización ha llevado nuevas amenazas a la seguridad que han requerido la necesidad urgente del compromiso eficaz de las tradiciones religiosas en la prevención de incidentes de extremismo violento, especialmente del que reclama un fundamento o inspiración supuestamente religioso. En la mayoría de las tradiciones, la construcción de la paz es considerada un deber sagrado. Apelando a estas tradiciones, el diálogo interreligioso y conviccional puede llegar a ser uno de los instrumentos más útiles para transformar situaciones de conflicto y facilitar la reconciliación, ya que las tradiciones religiosas pueden facilitar que sus seguidores vayan más allá del interés propio para conseguir un mayor bien colectivo. Esta dimensión religiosa puede contribuir efectivamente a la paz y a la cohesión social.

 

About administradormia

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply