Quiénes somos

La Mesa Interreligiosa de Alicante ,como grupo de diálogo interreligioso, surge como una respuesta espontánea de varias confesiones religiosas y convicciones espirituales de Alicante que desean promover sentimientos de paz y unidad en los corazones, en un mundo oscuro y desequilibrado, fuertemente amenazado por el fanatismo y los prejuicios religiosos, raciales, de género y políticos. La MIA forma parte de la Red de Entidades de Diálogo Interreligioso creada por la Asociación UNESCO para el Dialogo Interreligioso(AUDIR) ,organizadores de los Parlamentos de las Religiones.

La Mesa Interreligiosa de Alicante ofrece un espacio para:

Manos Unidas

Diálogo Interreligioso en Alicante

  • Profundizar nuestra espiritualidad y experimentar una transformación personal.
  • Favorecer la comprensión y el respeto mutuo y aprender a vivir en armonía en un contexto de diversidad. Reconocer humanidad en los demás y ampliar nuestro sentido comunitario.
  • Buscar la paz, la justicia y la sostenibilidad y expresar de forma activa nuestra voluntad de trabajar por un mundo mejor.

Creemos que, desde un espacio de valores espirituales, humanos y ecológicos compartidos, podemos y debemos profundizar en el conocimiento mutuo y en posibles proyectos de acción en común. Somos conscientes de estar viviendo algo nuevo en el terreno espiritual, con importantes implicaciones en el ámbito social, cultural y religioso, y que consideramos necesario compartir con el conjunto de la ciudadanía, con la esperanza de que, juntos con todos ustedes, estaremos haciendo una aportación significativa a la paz y a la sostenibilidad del Mundo que compartimos.

En la actualidad, la Mesa Interreligiosa de Alicante cuenta con la participación de personas interesadas en el fomento del diálogo interreligioso, practicantes de las siguientes confesiones religiosas y tradiciones espirituales presentes en la ciudad de Alicante:

También puedes descargar:

¿Qué es un grupo de diálogo interreligioso?

Grupo permanente de diálogo que se encuentra regularmente, desde una relación amistosa y en un espacio de libertad, para tratar cuestiones de interés relacionadas con el ámbito de las tradiciones religiosas, creencias o convicciones.
Las personas que forman estos grupos

  • Son creyentes de distintas tradiciones religiosas en proceso de investigación o personas con convicciones o expresiones de conciencia no religiosas, que se encuentran regularmente desde una relación cordial en un espacio de libertad.

    Forman espacios donde quieren hacer posible una reciprocidad de intercambios que implique el reconocimiento de la igualdad de derecho y de hecho de todos los que dialogan.

  • Hombres y mujeres que quieren priorizar, fundamentalmente, la comunicación y la escucha recíprocas como elementos que comprometen en pie de igualdad, y el silencio, la meditación, la búsqueda de la verdad y la oración como medios de encuentro con la realidad y / o con los Trascendente.
  • Personas que buscan, desde el conocimiento y el diálogo, los distintos puntos de vista sobre las distintas tradiciones, textos sagrados, relatos míticos e históricos, dogmas, ritos o propias convicciones o creencias que quieren profundizar. El grupo puede plantearse la búsqueda de puntos en común, pero el logro del consenso no será un imperativo ineludible.
  • Grupo que, motivados por objetivos espirituales, religiosos o por otras convicciones, buscan la plenitud y el sentido a la vida que los inspire una comprensión determinada del mundo y de la realidad.
  • Los miembros del grupo no participan como representantes institucionales de sus comunidades de fe, sino a título personal.


Actitudes que posibilitan el diálogo en el grupo

Los miembros que forman parte del grupo es conveniente que fomenten con interés el logro de actitudes de:
  • Diálogo desde la escucha con empatía, intentando entender el interlocutor desde dentro, sin que ello signifique una renuncia al propio sentido crítico.
  • Respeto a la identidad de los otros, frente los que no hay ni exclusión ni absorción, sino una acogida reverencial porque “ser diferente” es un derecho.
  • Respeto radical ante las distintas identidades religiosas, creencias o convicciones de los miembros del grupo.
  • Humildad para no saberse ni mostrarse superior a los demás, sino complementario. Desde un punto de vista antropológico, ninguna religión puede autoconstituirse en “meta-religión”, lo que llevaría a mirar a los demás con superioridad.
  • Acogida para poder ofrecer un trato que no lleve a la competencia ni a la descalificación.
  • Esfuerzo sincero para saber conjugar el compromiso con la propia tradición religiosa, creencias o convicciones personales con la apertura confiada a la novedad que los otros pueden aportar.

La práctica del diálogo en el grupo

La práctica del diálogo interreligioso que se lleva a cabo en los diversos grupos de la AUDIR tiene lugar desde cuatro plataformas distintas que dan vida a metodologías y dinámicas enriquecedoras.
  • El diálogo de la vida: los miembros de los grupos se esfuerzan por vivir en un espíritu de apertura, de amistad y de buenas relaciones humanas.
  • El diálogo de la acción: a menudo colaboran en vistas al desarrollo integral y en defensa de la paz, la justicia y la libertad (foros, actividades conjuntas entre comunidades religiosas diversas, celebraciones de oraciones interreligiosas, seminarios de conocimiento y estudio de las distintas tradiciones y acciones conjuntas a favor de un mundo mejor, etc …
  • El diálogo de la experiencia religiosa: son personas que, desde sus tradiciones religiosas o desde las propias convicciones, quieren compartir también el diálogo, el silencio, la meditación, la oración y los caminos de búsqueda de la Verdad
  • El diálogo del intercambio teológico y filosófico: cuando intentan entender con profundidad y sentido crítico las diferentes herencias religiosas y / o las convicciones de la persona, para saber apreciar los valores humanos y espirituales que contienen y para poder repensar la relación que existe entre lo que es específico de un mensaje y su valor lo universal abierto a todos los seres humanos.